¿Puede mi empresa estar lista para la diversificación?

  • Sep 29, 2021

En un mundo de constante cambio las renovaciones son necesarias para mantener un espacio en el mercado. Entre las estrategias que puede realizar una empresa se encuentra la diversificación. Esta consiste en ofrecer un producto o servicio nuevo a un mercado desconocido, con la finalidad de independizar a la empresa de los ciclos de la economía. Sin embargo, es un método arriesgado, por lo que requiere una investigación a profundidad antes de considerarlo.


Aunque como todo en economía: a mayor riesgo, mayor ganancia. Esta estrategia podría lograr que la empresa aumente no solo su repertorio, también su cantidad de clientes. Se debe considerar además si es realmente útil para la empresa, ya que hay otras maneras de hacerla crecer sin hacer inversiones arriesgadas. 


Al momento de poner en marcha un plan de diversificación, las empresas consideran dos métodos comunes:


El primero es realizar una inversión (infraestructura, maquinarias, compra de insumos, etc) con su propio capital para intentar llegar a ese nuevo mercado o capturar un número de clientes potenciales.


El segundo es, hacer la compra total o parcial de una empresa que maneje un rubro distinto al de la empresa que hace la adquisición.


1.- Diversificación relacionada: Como su nombre lo indica, busca combinar o unir dos productos o servicios que tengan relación entre sí, con el objetivo de tener mejores resultados que por separado. Deben tener alguna compatibilidad tecnológica, comercial o productiva. 


2.- Diversificación no relacionada: Son las que mayor riesgo representan ya que es explorar un mercado totalmente ajeno a la empresa. No guarda ninguna relación con los productos y servicios que han ofrecido hasta el momento. 


Si quieres conocer más sobre este tema, te invitamos a mirar el siguiente artículo: https://blog.hubspot.es/sales/estrategias-diversificacion